lunes, 23 de noviembre de 2009

La vuelta.

Salimos de Cochinoca charlando y disfrutando del paisaje rumbo a Abra Pampa para contactarnos con el Sr. Burgos para el transporte del combustible y de las donaciones de útiles escolares que Chugo y Deborah llevaban para los chicos de Cusi Cusi.
Eran cerca de las 15.15 cuando dejábamos atrás a Cochinoca.
A las 15.30 horas estábamos nuevamente en el cartel que indican la separación de las Rutas Provinciales 11, 7 y 71.


Seguimos camino rumbo a Abra Pampa e intentamos ver previamente si la estación de servicio "W" se encontraba abierta. Lamentablemente nos encontramos con que la estación de servicio continuaba cerrada. Por otro lado, la otra estación de servicio no nos generaba ninguna confianza ya que desconocíamos quien era la empresa proveedora. Así fue que, sin más nos fuimos directo a lo del Sr. Burgos para dialogar con él a ver si podía transportar los bidones de combustible y las donaciones de útiles escolares para el día siguiente, cuando nosotros estuviéramos allí.
Llegamos a las 16.00 horas puntualmente pero no había nadie. Ni Burgos, ni la esposa de él. Decidimos esperar un poco hasta que el viento de la Puna nos indicó que era mejor que pegáramos la vuelta.
Así fue como salimos de Abra Pampa por la Ruta Nacional 9 con las manos vacías.
Ya era muy tarde como para encarar la antigua traza de la Ruta Nacional 40 (hoy Ruta Provincial 79) así que decidimos seguir por el cómodo asfalto de la 9.
Al arribar a Tres Cruces nos paran por un instante la gente de Gendarmería Nacional quien tiene un puesto de control alli. El personal allí apostado nos hacen las preguntas de rigor (de dónde veníamos y hacia donde vamos) e inmediatamente nosotros le preguntamos por la posibilidad de ir a Mina Aguilar. Ellos nos indican que el camino efectivamente es asfaltado pero que es privado y que hay que sortear la barrera de entrada que se encuentra a tan solo unos metros de la intersección con la Ruta Nacional 9. Adicionalmente nos dice el gendarme que si ellos autorizan pasamos pero que lo duda porque ni siquiera la Gendarmería pasa por allí.
Esas fueron suficientes palabras como para desistir de la idea en el mismo momento en que comenzaba a gestarse.
Seguimos camino, como siempre a un ritmo tranquilo, tomando fotos y parando y también haciendo algunas payasadas como la que protagonizamos Chugo y yo en momentos en que él iba filmando y me pasa el volante como para que maneje (¿?).


Paisaje de la Ruta Nacional 9 cerca de Tres Cruces, junto a la ruta el Río Grande.

Al llegar a Azul Pampa, Chugo se acuerda de Juan y me dice "che Axel agarrá el celu y mandale un mensaje". Tome el celular, le escribo el mensaje y lo firmo bajo el nombre de Chugo.
Juan supuestamente iba a estar alojado en Purmamarca y nos íbamos a encontrar al día siguiente allí.
Para sorpresa nuestra al llegar a la zona de Humahuaca suena el celular de Chugo y vemos que se trata de un mensaje de Juan quien nos dice que se encuentra alojado en Tilcara en el Hotel y que nos esperaba allí.
Por fin estaríamos el equipo completo de los V4 (4 Viajeros)!!!
A las 18.24 horas estábamos llegando al Angosto de Perchel y a las 18.28 estábamos pasando el puente del ferrocarril Gral. Belgrano a la altura de la entrada a Juella.



 La tarde cae sobre Tilcara. Eran las 18.30 horas cuando allí llegamos.



Al arribar al Hotel, no bien estábamos por entrar a la cafetería sale un señor mayor y nos intercepta en el camino a Chugo, Deborah y a mi.
"Hola yo soy Juan" nos dice y, casi sin reacción por parte nuestra debido a la sorpresa, vuelve a disparar junto con una amplia sonrisa "veo que podría ser el padre de cualquiera de Uds.".
Así fue como entre abrazos, saludos y preguntas de rigor nos presentamos. El equipo de los Locos x la Puna - que de ahora en adelante encararemos la Transpuna - estaba completo. De ahora en más los integrantes de la misma somos 4, los V4 (4 viajeros).
Después de una corta charla entre los cuatro, nos retiramos cada uno a nuestros respectivos cuartos - Juan se alojaba en la PB en la habitación 2 - para acomodar algunas cosas y luego salir a caminar por las calles de Tilcara en búsqueda de algo para comer y porque no también festejar el encuentro.
Así fue como caminando por las callecitas de Tilcara llegamos al restaurante "El Colonial" cuya especialidad - así lo reza en su entrada - es la carne de llama. Para quienes no la hayan desgustado esta exquisitez gastrónomica del Noroeste Argentino no saben lo que se pierden....pobres llamitas!!!


Atardecer en Tilcara. en la calle Belgrano.








El brindis (foto gentileza de Chugo)

Pasadas las 20.00 horas nos sentamos en una de las mesitas del restaurante "El Colonial" y compartimos nuestra primera cena juntos disfrutando de una amena charla, intercambiando ideas, experiencias y delineando lo que viene!!!.
Que puede decirse de este lugar...bárbaro, bien atendido y con porciones muy abundantes. Para resumirlo de alguna forma comimos como reyes y gastamos como mendigos.
Luego de ello, y previo a pasar por el cajero automático, nos fuimos a descansar. Mañana sería otro día...el primer día de los V4!!!

1 comentario:

Chugo dijo...

Está bárbara la crónica!!!
"veo que podría ser el padre de cualquiera de Uds." tal cual! jajaja!!! Este juan!
Un abrazo Axel